Economía Plateada: oportunidades de un mercado emergente

Economía Plateada: oportunidades de un mercado emergente

El I Congreso Economía Plateada, que se celebra hoy y mañana en el palacio de Congresos de Mérida, ha sido inaugurado por el consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital de la Junta de Extremadura, Rafael España; el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna y el presidente del Comité Organizador, Ángel Barrera. El encuentro, organizado por la Institución Ferial de Extremadura-FEVAL y Adiper Servicios Sociosanitarios, está patrocinado por CaixaBank.

El consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital ha destacado la idoneidad de la celebración del encuentro, “el primero de este ámbito que se organiza en España”. Teniendo en cuenta el progresivo envejecimiento de la población, “debemos reflexionar sobre el futuro inmediato y diseñar acciones para adelantarnos a esa situación que tendremos”. Además, el consejero ha afirmado que la economía plateada “supone el 25 % del PIB en Europa y más del 45 % del consumo mundial lo realizan las personas mayores de 65 años”. En este escenario, España ha subrayado que la sociedad debe adaptarse a este fenómeno, impulsando espacios que fomenten el envejecimiento activo y retrasen la dependencia. “Nos encontramos ante un nuevo sector estratégico, que debemos incentivar y acompañar. La economía plateada es una oportunidad para las empresas ante la necesidad de nuevos bienes y servicios. Además, va a crear millones de puestos de trabajo y va a ayudar a incrementar el PIB mundial”, ha señalado. En este sentido, ha subrayado que las personas que pasan a la jubilación se convierten “en un nuevo grupo de consumidores que crece en capacidad adquisitiva”.

Por su parte, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, ha destacado que los mayores de hoy nada tienen que ver con los de antes. “Por eso, desde el Ayuntamiento diseñamos programas e iniciativas que ponen el foco en las necesidades de los mayores, contando con ellos en la toma de decisiones. Tienen mucho talento y debemos aprovecharlo”, ha señalado.

Asimismo, el presidente del Comité Organizador, Ángel Barrera, ha incidido en que no hay ningún grupo de población que vaya a crecer tanto en las próximas décadas como el de las personas mayores de 65 años. “Por tanto, las empresas tienen que afrontar los cambios que se están sucediendo y responder a las necesidades de las personas mayores, ofreciendo productos y servicios adaptados a sus necesidades”, ha añadido Barrera. En definitiva, el impacto económico y social del envejecimiento de la población supone un reto sin precedentes.

Nuevos modelos de atención

Representantes de las patronales del sector sociosanitario han abordado los nuevos modelos de atención, teniendo en cuenta las actuales necesidades de cuidados. La presidenta de Grupo SENDA, Matilde Pelegrí, que ha moderado la mesa, ha destacado que el sector de atención a la dependencia, que mueve más de 6.000 millones de euros, genera más de 250.000 empleos estables y no deslocalizables, y suma más de 380.000 plazas residenciales, debe ser considerado un sector estratégico. Además, ha recordado que el Plan de Choque en Dependencia, aprobado por el Ministerio de Derechos Sociales, sindicatos y patronales, ha incrementado en 600 millones de euros la financiación del Sistema de Dependencia. Presupuesto que permitirá reducir las listas de espera, mejorar las condiciones de los trabajadores mejorar servicios y prestaciones, etc.

El secretario general de la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (Aeste), Jesús Cubero, ha recordado que la Ley de Dependencia nació en 2006 “para dar respuesta a las necesidades de la sociedad de hace 15 años. Además, nació con un grave problema financiero ya que, actualmente, las comunidades autónomas aportan el 80 % de los costes y el Estado el 20 %. Además, en España hay 17 sistemas de financiación distintos, que necesitan equidad porque todos debemos tener los mismos derechos”. En este contexto, ha asegurado que la sociedad necesita un itinerario de cuidados en el que los servicios respondan a las necesidades cambiantes de las personas. “Un nuevo modelo que debe cumplir cuatro características: calidad de la atención, libertad de elección de las personas, sistema predictivo y eficiente centrado en la persona”, ha detallado Cubero. Respecto a los centros, el secretario general de Aeste ha subrayado que, a pesar de que las unidades de convivencia están cogiendo protagonismo, “no siempre son viables por la tipología del centro o por las necesidades del usuario”. De hecho, ha añadido que las personas mayores quieren envejecer en su hogar y, para ello, es necesario potenciar la atención domiciliaria.

Por su parte, la directora del Círculo Empresarial Atención a las Personas (Ceaps), Marina del Corral, ha destacado que los centros residenciales son hogares, “no hospitales. Se les ha asignado una responsabilidad que no era la suya, como es la de atender una enfermedad”. Por eso, ha reivindicado la necesidad de coordinar bien las áreas de lo social y lo sanitario. “La atención sanitaria debe venir de la Atención Primaria, donde existe déficit de profesionales. Debemos tomar medidas junto con la Administración Pública para trabajar en la coordinación sociosanitaria, que debe ser un derecho universal y no se puede negar a una persona porque viva en una residencia”, ha detallado Del Corral. Por ello, Ceaps ha incidido en la necesidad de acelerar los procedimientos de homologación de títulos de médicos y enfermeras “y se permita a determinados perfiles con formación especializada realizar labores propias de Atención Primaria”. En cuanto a la financiación, también ha señalado que es insuficiente: “Ceaps ha propuesto incrementar el presupuesto en otros 600 millones de euros. La calidad es indiscutible y, por tanto, no puede haber subasta de precios en los conciertos. Todos los operadores deben tener unos criterios homogéneos”.

Finalmente, el presidente de Lares Extremadura, Leonardo Galán, ha destacado que “nuestro esfuerzo se centra en conseguir que los centros se conviertan en verdaderos hogares”. Además, ha indicado que en Extremadura los pequeños núcleos de población “hacen que la atención sea más cercana”. Respecto al nuevo modelo de atención, Galán ha destacado la independencia, seguridad y el ambiente hogareño. Todo ello con el objetivo de reducir la institucionalización de la persona, porque ha defendido que “las personas mayores deben permanecer en su domicilio el máximo tiempo posible”. También ha asegurado que los trabajadores son el mayor patrimonio y ha apostado por la vacunación obligatoria para todos los trabajadores.

Vivienda y espacios intergeneracionales

El Congreso ha analizado los nuevos modelos de vivienda y la creación de espacios intergeneracionales, que promueven ciudades para todas las edades. La directora General de Accesibilidad y Centros de la Junta de Extremadura, M. Ángeles López Amado, que ha moderado la mesa, ha insistido en la necesidad de buscar “claves que aboguen por los modelos intergeneracionales, modelos multiusos, con servicios de proximidad”. Es decir “modelos democráticos” para todos, que se fijen en las buenas prácticas que ya se han implantado en otros países y en la propia región, como es el modelo de Pescueza.

En este sentido, María Isabel Cartón, representante de Jubilares, ha explicado los nuevos modelos que proponen desde la organización, haciendo hincapié en la necesidad de abordar “la intergeneracionalidad de una forma organizada”. El envejecimiento está en pleno cambio, “estamos construyendo un nuevo paradigma”, ha asegurado, y se necesita nuevos modelos que atiendan a las nuevas demandas de los mayores de hoy. “Debemos empezar a mirar las capacidades y no las discapacidades, un camino para evitar el edadismo”, ha apuntado. Este cambio de paradigma implica un nuevo modelo de convivencia más democrático, con ajuste en el modelo familiar tradicional para el que se necesitan redes sociales estables.

Paz Martín Rodriguez, directora del programa “Retos arquitectónicos ante la vejez” de la Fundación Arquitectura y Sociedad, ha analizado cómo buscar soluciones reales a través de la arquitectura: “La longevidad es el gran reto de la arquitectura para el próximo siglo”. Y ha descrito su proyecto “EnvejezAndo”, que invita al visitante a enfrentarse a lo que es ser mayor y que hoy es una oficina de investigación sobre proyectos para mejorar la vida de las personas. “En 2050, el 30 % de la población será mayor de 65 años y hemos de pensar en sus necesidades ahora. Hay que urbanizar la vejez”. Rodríguez ha concluido que en 2050 habrá una revolución de la movilidad.

Juan Manuel Martínez, presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma), ha recordado que “todas las personas tienen derecho a desplazarse libremente, con seguridad, independientemente de su edad”. Ha explicado que a medida que se incrementa la edad “se pierden facultades, sobre todo el movimiento, máxime en los mayores de 80 años”. Aun teniendo en cuenta las consecuencias de esta pandemia, la salud de las personas mayores es buena, aunque ha insistido en que “tenemos que ser siempre proactivos, así la calidad de vida mejorará y lo harán también las relaciones intergeneracionales. “No solo es importante vivir más años, sino hacerlos con calidad de vida. Hemos de exigir nuestros derechos y deberos, las instituciones han de darnos los recursos necesarios”, ha reivindicado.

Hoja de ruta económica ante el cambio sociodemográfico

En esta mesa redonda, la economista Jefe de Singular Bank, Alicia Coronil, ha asegurado que las oportunidades que supone el reto demográfico han de afrontarse en todas las economías, también en las emergentes. Uno de los retos importantes es incorporar el talento sénior al mercado laboral, para lo que es fundamental adaptar la economía al patrón demográfico para aliviar la presión sobre el estado de bienestar. “Ya deberíamos haber hecho reformas para tener el talento sénior en el mercado laboral como se ha hecho en otros países europeos. Vamos con retraso y tenemos que crear un  marco fiscal atractivo para las empresas. Y creo que es el momento de hacerlo colocando a España al nivel de los países nórdicos”, ha asegurado.

El experto en Silver Economy y autor de «Silver Economy», Juan Carlos Alcaide, ha aclarado que a la hora de plantearnos la economía plateada es necesario fijar un pacto entre partidos políticos mayoritarios “y que el Gobierno se lo plantee de forma seria. Hay que trabajar la profesionalización de los trabajadores, ayudados por la tecnología. Hay que revisar el modelo residencial, abordar el tema del territorio para evitar desigualdades”. Otro tema importante para Alcaide es la tecnología aplicada a la longevidad.

 El socio director de KIPLAI, Enrique Barrasa, ha recordado que el envejecimiento es el resultado del crecimiento económico y social.  Asimismo, ha señalado que en nuestro país existen bastantes diferencias al hablar de envejecimiento.  Murcia y Baleares son las menos envejecidas, frente a Asturias y Castilla y León. “Debe haber policías públicas que tengan en cuenta estas diferencias para lograr el equilibrio social”, ha apuntado. La Comisión Europea dice que el 38 % las necesidades cambiarán y “habrá que prestarle atención a las plazas residenciales y subir la ratio del 4,1 % actual al 5 % que recomienda la OMS. Además, necesitaríamos 200.000 camas más, un sector que será un auténtico generador de empleo”, ha concretado.

Casos de éxito

En la mesa redonda “Los pilares de la economía plateada”, expertos en la materia han expuesto casos de éxito para un enfoque integral. El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha destacado el sistema de pensiones británico y de los países nórdicos, la incorporación al sistema laboral de Asia o las iniciativas de ocio y aprovechamiento de la vida de Arizona. “¿Estamos preparados para gestionar la silver economy con éxito?”, se ha cuestionado Huertas. La respuesta es no, “porque España aún tiene ciertas debilidades estructurales como el desempleo y la falta de ahorro. Debemos aportar conocimiento alrededor de la economía del envejecimiento. Por eso, necesitamos que los mayores sigan aportando, pero el mercado laboral español es ineficiente y rígido y expulsa a los sénior de las empresas”.

El secretario general de Políticas Sociales, Voluntariado y Conciliación de Andalucía, Daniel Salvatierra, ha indicado que en Europa hay interesantes prácticas e iniciativas. Concretamente, en Andalucía todos los órganos de la Administración están implicados en la coordinación de las políticas de las personas mayores desde una perspectiva integral y transversal. “La esperanza de vida aumenta y los poderes públicos debemos incentivar el envejecimiento activo”, ha apuntado.

Por su parte, la consejera delegada de Blue Healthcare, María Cordón, ha afirmado que la sociedad ha doblado el índice de supervivencia en los últimos 100 años. Sin embargo, solo 4 de cada 100 personas de más de 80 años están libres de enfermedades crónicas. “Por eso, para disfrutar de una manera plena, además de tener más años de vida, debemos dar calidad de vida a los años. Pero hay quien cree que el aumento de la esperanza de vida solo ha alargado el problema”, ha detallado. Por eso, ha explicado que diferentes investigadores entienden el proceso de envejecimiento como una enfermedad en sí misma y se centran en retrasar la aparición de las patologías crónicas y, en definitiva, la muerte. “Los avances médicos y la mejora de la calidad de vida permitirán futuro extraordinario”, ha concluido.

Finalmente, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazábal, ha iniciado su intervención destacando la necesidad de implementar el diseño de políticas orientadas a las personas mayores, “contando con las personas mayores”. Asimismo, ha indicado que, actualmente, los cuidados recaen en las familias, y, sobre todo, en las mujeres cuidadores. “En este sentido, queremos que las instituciones asuman la labor de los cuidados. Configurar un sistema de apoyos entre todos: sector público, empresas, Tercer Sector y las familias”, ha explicado Artolazábal. En este proceso, la profesionalización y reconocimiento de los cuidados son prioritarios. Respecto a las personas autónomas, ha hecho hincapié en la necesidad de fomentar el envejecimiento activo y saludable, capacitando a las personas en el desarrollo de sus proyectos de vida e impulsando su participación.